Casa del Rey, Casa de San Nicolás y Colegio de San José


Esos han sido los nombres dados al edificio comprendido entre la Plaza del Conde, el callejón del Rey y San Vicente de Paúl.



Se cree que perteneció a la Compañía de Jesús hasta que los jesuitas fueron expulsados durante el reinado de Carlos III (1759-1788).

A partir de ahí, el inmueble paso a pertenecer a la Hacienda Pública, es decir, al patrimonio real, por lo que su nombre cambió para denominarse Casa del Rey.



Pasado un tiempo, fue comprado por don Diego Fernández de Vallejo, Marqués de Vallejo, que lo donó a las Hijas de la Caridad, que en agradecimiento al marqués le cambiaron el nombre, bautizando el edificio como Casa de San Nicolás, en homenaje a su esposa, Nicolasa Gallo.


En 1897, las monjas, además de prestar asistencia a las hermanas enfermas, comenzaron a llevar a cabo tareas educativas con el nombre de las Escuelitas de San José, algo que se continúa en la actualidad.





No hay comentarios:

Publicar un comentario